• Blog,  Letras

    Romero

    Cuando él camina, mis pasos a su lado se vuelven lentos. Cuando él habla, mi lengua no puede pronunciar palabra. Cuando él pregunta ¿cómo estás? yo respondo siempre bien. Cuando él me toca, yo desvanezco. Cuando él pasa a mi lado, sólo puedo pensar en Romero. Es que el Romero es majestuoso, es necio para morir, es bello, es amargo pero a la vez generoso. Él es Romero, cuando busco excusas para hablarle , y se pretende inocente y finge no saber que todas estas locas letras, las ha inspirado él. Es romero cuando mueve los labios y yo me muerdo la boca, para no besarlo . Él es romero…