Blog-Otoño

¿Sumisa o Buena?

Todas las mujeres alguna vez nos hemos cuestionado esto, aún sabiendo que somos independientes (la independencia no comprende solamente el factor económico) , libres y dueñas de nuestras propias decisiones. Pese a ello hay situaciones que nos hacen sentir tan vulnerables que llegamos a cuestionarnos inclusive nuestra valía y la nobleza de nuestros actos, creyéndonos o calificándonos a nosotras mismas como sumisas o tontas por ser buenas.

Y sí lamentablemente nuestro entorno colabora para que erróneamente creamos esto. Por ejemplo eres una mujer valiente, fuerte, que ha conseguido todo por sí misma, que nunca ha necesitado de papi, mami ni amigos ni de nadie, pero aún así no falta la persona ignorante o el tipo (tu disque novio) que te cuestiona lo valiosa que eres. Te das cuenta que eres «la hostia, el Ferrari» y esta «pobre gente» (pobre porque hay que sentir lástima de su poco intelecto) te quiere hacer creer que no eres ni un grano de arena en la playa.

¿Qué pasa con esa gente?

La verdad es que o tienen el alma podrida, un pasado que los acusa, ambas cosas o simplemente tuvieron la suerte de que Dios le pusiera en su vida un mujeron como lo eres tú ( básicos; mujerón no tiene nada que ver con voluptuosidades) y simplemente no saben que hacer con una mujer como tú, eres demasiado partido y ellos tan poco.

Considero que las palabras dulces, llenas de bondad , de amor, pueden con cualquier corazón, los actos de amor, son cosas por las que una no debe avergonzarse ni sentirse tonta, simplemente somos buenas personas y el hecho de que los demás hayan normalizado cosas incorrectas no quiere decir que por eso estén bien, lo incorrecto es incorrecto y punto!

Si tú estás limpia no te ensucies con gente que toda su vida ha vivido en el lodo y que se comportan como marranos, no puedes pedirle peras al olmo. Hay gente que no sabe de ética.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *